Día de Reyes

Mi vida es como una montaña rusa. Es lo que sucede cuando intentas salir del hoyo, que a veces la tierra se desliza entre tus dedos y resbalas de nuevo hacia las profundidades. Algo estaré haciendo mal. Bueno, a estas alturas parece evidente que lo único que sé hacer bien es hacer las cosas mal. Vaya descubrimiento.

En cuanto al día de hoy... no tengo luz suficiente para atraer a las personas adecuadas. Tanto es así, que tenía algunos regalos de reyes preparados, pero da la apariencia de que nunca llegarán a sus verdaderos dueños. A Nat le había hecho yo un caleidoscopio (en realidad, muy poca cosa, y además me salió mal), y a Salvi le compré un ojo de tigre (ni siquiera tuve la inteligencia suficiente para preguntarle si ya tenía uno, así que es probable que no sea muy original). A Cristina tan solo le había hecho una postal.

Últimamente siento mucho frío. Estoy metido en la cama, y tengo frío. Pongo en marcha el radiador, y tengo frío. Como algo caliente... y ya sabéis la respuesta.

Hoy me han dicho que se me ve apagado. Qué noticia. Pero el solo hecho de ser más consciente de ello, me entristece más aún.

Hoy, desde que me he levantado, he estudiado y he ido a trabajar, siento que nada tiene sentido. He encontrado un millar de razones para no dejar atrás una vida (en verdad muerte) que por ahora me atormenta, pero tengo la sensación de que una sola razón bastaría para hacer lo contrario... por eso todavía no la busco. Pero démosle tiempo al tiempo. A ver qué pasa.

Comentarios

Entradas populares