Un poco de todo

Esta semana he estado desarrollando (más bien resumiendo) lo necesario para los talleres que propuse en el Molí. Tenía la idea de hacer unos apuntes que luego puedo "reprografiar" (bonito palabro aprendido en WC) para darlos a los posibles oyentes de los talleres. Como, en principio, yo sólo me encargo del de velas y del de tarot (¿que si me parece poco? O_o) pues ya he acabado el resumen de las velas y empezado el del tarot.

Entonces, esta semana me he encontrado con varias cosas: por supuesto, con velas y con cartas; pero también con coincidencias, y con toda una sucesión de mensajes. ¿Revelaciones? Tal vez tengan algo que ver, al fin y al cabo últimamente lo he estado releyendo... Me he dado cuenta de que ya no necesitaba entenderlo o encontrar cosas nuevas, como me pasaba antes; sólo me quedaba recordarlas por entero y, lo más importante, ponerlas en práctica por entero.

Por 'x' razones que desconozco, hay cosas que nunca manifesté de las Revelaciones en la vida real. Por ejemplo, nunca hice un análisis profundo de mi pasado (tal vez temía encontrarme con la verdad), con la consecuencia lógica de que, de este modo, nunca llegué a superar mi farsa de control. Y por supuesto, nunca llegué a saber quién era. Y ahora que lo he analizado más profundamente, me doy cuenta de que no puedo saber quien soy (y no puedo superar mi farsa, claro): me falta información. De mi padre saqué una conclusión clara, pero de mi madre que la conozco más no consigo sacar lo que necesitaba. La 5ª y la 7ª Revelaciones son relativamente fáciles de llevar a cabo. La 8ª todavía no se me ha presentado en todo su potencial, en su esencia. Por descontado, la 9ª tal vez lo vea hacia el 2012 o más allá.

Gracias a las velas he vuelto a despertar, un poquitín, el pequeño mago que hay en mí. Si no se hace el taller, almenos el repasar la información que yo poseía me ha servido de algo. Con el tarot me ha sucedido algo similar. He recordado las pequeñas claves que poseen estas cartas (que son de todo menos cartas normales y corrientes): historias, mensajes, símbolos, metáforas, leyes, ocultaciones, Revelaciones (cómo no...), iluminaciones, etc.

Ya tengo ganas de regresar al Molí. Cada día que pasa pienso en ese lugar: el campo, el helado río, la pequeña y mágica terracita del molino, la chimenea con las tres herraduras, el ancho salón-altillo con las camas, la mesa donde hacemos las comidas... Y cada día que pasa pienso en la gente: las divertidas comidas, las interesantes charlas que surgen de las inquietudes de cada uno, las espontáneas escenas cómicas que a veces recreamos como resultado del efecto "chute de energía", las ruedas de energía, las miradas de complicidad, las risas, los roces, los magníficos y plenos abrazos... sobretodo esos abrazos que me llenan tanto, que me hacen sentir protegido, querido, aceptado, menos raro, más humano.

Comentarios

Entradas populares