Intensidad

He estado dos semanas de vacaciones. Apenas he pasado un día solo, y sin embargo me he sentido más solo que nunca.

Luz, oscuridad. Hay quien se cobija bajo unas alas negras. Bienaventurado el que las encuentre, porque a mí me desampararon.

Perdido. Amor, Miedo, todo es lo mismo, los extremos se tocan. Justo en medio de esa tensión está el Ser, sin desear, sin esperar, pero siendo ya lo que siempre fue y será.

Perdido. Lejos quedan los días en que busqué y hallé. Eran días en que, a pesar de la temporal felicidad, estábais cada uno de vosotros completándome. Todavía no sé en qué momento decidí que el Miedo formaría parte de mi vida. Tal vez fue una noche en compañía de dos ángeles en otoño. O tal vez fue muchísimo antes, en primavera, en el bosque, en el tren, en el portal del Coronel Tapioca... donde conocí otros dos ángeles. O tal vez muchísimo antes, en invierno, en el instituto, en Madrid, en Vielha, donde aparecieron aquellas personas que por primera vez hicieron aparecer aquella palabra en mi vida: "amigo". O tal vez mucho antes, en verano, en mi primer trabajo, en casa, de niño, el sentimiento de separación... O incluso en el principio, que es el fin.

Intenso. Algo se ha movido ahí dentro, entre el Sol y el nacimiento de una estrella, una nueva disposición, una reorientación, un encaje deseado y esperado. Late, pero es más firme que mi corazón. Vibra, pero tiene un eco distinto al del sonido, tal vez más armónico. Brilla, y se parece a la luz... pero es un brillo que no ciega, me deja ver ahí, más adentro y encuentro...

Serenidad

Paz

Ternura

Amor


Dios.

Comentarios

Entradas populares