Reiki

Dentro de poco (no sé exactamente cuándo, pero caerá en un fin de semana) mi maestra de Reiki dará un primer nivel en Barcelona. La enseñanza y el pase de los alineamientos se hace todo en un día, desde las 10:30 de la mañana hasta las 19:30 más o menos (haciendo una pausa para comer, claro), y el coste es de 90 € (que es lo mínimo que suele pedir la asociación española de reikistas para un primer nivel). Si alguien quiere apuntarse que me avise y le pasaré el resto de la información (dónde se hará, teléfono de mi maestra, etc.).

Para los nuevos que no saben qué es Reiki, será mejor que explique un poco de qué va. Aviso: todo esto es más bien en plan espiritual y esotérico.

“Reiki” es una palabra japonesa. Está compuesta de “Rei” que significa “universal e ilimitado” y “Ki” que significa “energía vital”, la energía que tenemos todos. Por lo tanto, Reiki es la canalización de energía universal hacia el ser humano. Más concretamente, consiste en una técnica de transferencia de energía con la intención de sanar por imposición de manos.

En el fondo se trata de algo inconsciente. Cuando éramos pequeños y nos hacíamos una pequeña herida, ¿quién no reaccionaba instintivamente poniéndose las manos ahí para paliar el dolor? Parece que ese gesto es algo consuela, y lo que sucede es que Reiki es algo natural en los niños.

La capacidad de sanar con las manos la tenemos todos y es algo que nos viene de tiempos muy remotos, pero con el paso de las generaciones hemos ido olvidando la técnica y cerrando los canales que permiten el paso de la energía. Para volverlos a abrir, es necesario lo que se llama “alineamiento”. No es algo que se pueda aprender en libros, para usar Reiki hay que tener esos canales abiertos, y el pase de un alineamiento sólo lo puede hacer un maestro. Por otro lado, cualquiera puede iniciarse en Reiki, no hay excepciones, todo el mundo puede y sirve para esto. Es derecho (que no deber) de todo ser humano canalizar correctamente la energía.

Una vez iniciado en Reiki, una persona sigue siendo un canal Reiki toda la vida, tanto si lo practica como si no. La única diferencia entre practicarlo o no, es que en el primer caso se tienen los canales más limpios y más dispuestos a la entrada de la energía, y por lo tanto fluirá más abiertamente.

El camino del Reiki es un camino de expresar Amor a través de la energía vital universal. Dar Reiki es dar Amor, y es algo que tanto se da a uno mismo como a los demás.

El sistema Reiki fue redescubierto por el doctor Mikao Usui cuando quiso averiguar porque en la historia de la humanidad cuenta de gente que podía sanar con las manos, como Jesús o Buda. Una vez redescubierto, quiso enseñárselo a todo cuanto pudo, pero pronto averiguó que era mejor disponer tres niveles de enseñanza para el bien del alumno, debido a que un alineamiento produce muchas movidas y el alumno tiene que acostumbrarse gradualmente a la energía y su uso.

El primer grado es el del Despertar. Los conocimientos que se transmiten son simples y escasos, básicamente se enseña las posiciones de las manos para el tratamiento. Este nivel consiste en descubrir Reiki y sensibilizarse a la energía, se centra más en la propia autocuración y en el plano más físico, así como al entorno más cercano, empezando por el cuerpo de uno mismo.

El segundo grado se llama “Transformación” porque lo eligen aquellos que ya empiezan a tomarse el Reiki en serio y sienten la necesidad de un crecimiento mayor. Se aprende a actuar directamente sobre la sanación emocional, de la mente, la sanación a distancia (sin que el paciente tenga que estar físicamente delante)... Nos permite potenciar la energía que transmitimos, potenciar sus efectos, ahondar más en el autodescubrimiento, y mejorar la relación con la energía.

El tercer nivel, la “Realización”, permite conectar con el maestro interno que tenemos todos dentro, percibimos “otras cosas” que hay por ahí y que ahora no conviene decir, y la sanación llega directamente hasta su origen: el Alma. A partir de entonces, podemos sanar conscientemente en el plano físico, el emocional, el mental y el espiritual (en Reiki I, la sanación se da en todos los niveles, pero sólo somos conscientes del plano físico. Cada grado o nivel es un paso más en la concienciación del proceso de sanación). En este nivel el terapeuta descubre su verdad más profunda.

Después de estos tres niveles se puede optar a la maestría, lo que capacita para enseñar Reiki a otros y pasarles alineamientos. Sin embargo, implica una toma de responsabilidad muy grande.

Reiki está reconocido como práctica terapéutica alternativa por la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.)

Comentarios

  1. uooo Reiki!!!!!!! Si yo hubiera sabido lo bien que me ha ido el Reiki me hubiera iniciado antes.
    La verdad que animo a todo el mundo a iniciarse. Cada persona lo percibe de forma distinta, eso es cierto, pero el notar como fluye la energía... es verdaderamente mágico.
    Yo, en particular, empecé a controlar más mis emociones y aprendí a interpretarlas mejor. Ha sido una gran ayuda para el autocontrol.

    Así que venga, todo el mundo a hacer Reiki :)

    Nat.

    PD: Un besooooooooooo guapo!!!
    A ver si no m coincide con muchos exámenes y puedo ir :D!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares