Esoteric Nights



Hace ya casi un año. Fue el 30 de octubre, el avance de la noche de las brujas, donde el límite entre todos los mundos se vuelve dudoso. Esa noche me tocó trabajar en WorkCenter con mi --por entonces-- jefa Elena y mi compañero Javi. Una noche muy entretenida. Sin saber muy bien cómo surgió la cosa, acabé sacando de la mochila mi baraja de cartas del Tarot y le eché las cartas a Elaine. Al final acabamos hablando de temas varios, le acabé haciendo numerología y hasta le interpreté un poco por encima su carta astrológica natal. Y cuando apenas faltaba una hora y media para que acabara nuestro turno, como por inspiración divina empezó a dibujar y me retrató tal como me veía en su imaginación. Fue una noche mágica.

Después de tantas cosas que han pasado me siento el mismo, un año más viejo, con una ayuda inestimable que desde el cielo y desde dentro de mí me guía... Bueno, es cierto, tal vez algo haya cambiado. Agradezco tanto lo que he pasado... no cambiaría por nada del mundo esta oportunidad que he tenido de volver a mí, de sentirme yo y al mismo tiempo de sentirme algo más que eso y sencillamente eso. Soy el mismo porque mi alma, la misma que había hace un año, sigue aquí haciendo su tarea, pero no lo soy porque ahora la escucho y le hago caso, porque he regresado al origen de todo donde yo, cuando era pequeño, hablaba con Dios sin importarme que los demás pensaran que estoy loco porque hablo “solo”. Es un placer recordar las cosas que siempre supe que podía y debía hacer con toda naturalidad.

Aquí me encuentro ahora. Acabo de dar un seminario de primer nivel de Reiki donde he tenido a unos alumnos maravillosos que se lo aprendían todo en menos de cinco minutos y que realizaron unas prácticas con resultados exquisitos. He aprendido tanto de ellos... y lo que me queda por aprender, gracias a Dios. Da igual lo que digan los títulos y los diplomas, yo no puedo ser Maestro porque todavía sigo siendo un alumno deseoso de descubrir la Verdad y de volver con aquél al que pertenezco. Es lo que tiene ser un Buscador, que es alguien que se pasa la vida buscando, no necesariamente alguien que encuentra.

Este año ha marcado la diferencia. Se acabó retener. Todo lo que llega a mí debe compartirse. Por eso hago seminarios. Cada Ser encontrará su propio camino de búsqueda o incluso de maestría, y espero que lo que yo pueda dar (y daré sin parar) sirva para que muchos tomen la iniciativa de despertar y empezar a andar su camino con gozo. Voy a servir y a llevar luz allí donde haga falta y se me pida.

¿Os animáis a compartir una noche esotérica conmigo? ;)

Comentarios

  1. Jajajaja, me imaginaba que lo vería aqui ;)
    Es raro que ya haya pasado un año... no lo parece.
    Por lo que a mi respecta... se va cumpliendo todo tal cual, y como ya imaginé, todo lo que no entendia va cobrando sentido... dije que lo del futuro me esperaba a que llegase para entenderlo, que no me iba a preocupar, pues ok, lo voy entendiendo :)
    Gran noche la de aquel dia... solo nos falto un ritual con toner y leer el futuro en los cabezales del ploter XD

    Muchooos besooos!

    ResponderEliminar
  2. Como se hechan de menos algunas cosas.....


    Otras siguen igual de zorras siempre:D


    Di algo alguna ve, no!!?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares