La Belleza De Tu Perfume

Cuando despierto procuro pícaramente demorar al máximo abrir los ojos, pues así el primer estímulo que recibo es la fragancia dulce que ha dormido conmigo abrazada a mí. Me sonrío porque lo primero de lo que soy consciente después del sueño es que tu soñada presencia me acompañará en mi lucidez. Abro los ojos y ahí estás, radiante, dentro de mí. No hay espejo que pueda reflejar tanta hermosura, y ningún reflejo es digno de ti.

Siento que vivir contigo va más allá de estar en una crisálida que me transforma en aquello que tú dispusiste desde siempre, y va más allá de cualquier noción terrena de felicidad. Desde que te sigo has convertido cada sufrimiento en una experiencia fuera de lo dolorosamente vivencial, y cada pregunta en una respuesta llena de vida y en un camino lleno de intriga, emoción, esperanza, sabiduría e iluminación.

Por eso, ya sabes, te sigo más allá de la vida, donde moran mis sueños. Y cada regreso a la cama y al cierre de mis párpados es un retorno a la belleza de tu perfume, me entrego y me rindo de nuevo al sabor de tus abrazos. Vuelvo a lo que siempre fui. Vuelvo a ti.

Comentarios

Entradas populares