Noticias y Energía Libre

Lo primero que quiero comentar es lo de la Canalización. Me he esperado mucho para decir algo porque, sencillamente, no hay sitios para hacerlo ni decisión por parte de nadie. Entonces yo voy a proponer dos cosas. La primera, es que aprovechemos el primer fin de semana de noviembre (que además habrá puente) para pirarnos a una casa rural, y entre diversión y diversión podemos hacer el seminario de Canalización. Si hacemos lo de la casa rural y nos vamos todos, genial. Si se hace y no nos vamos todos, existe la segunda proposición: hacerlo, además, este sábado, tal como quedamos desde un principio. En dicho caso, es posible que apenas nos reunamos tres gatos contados, pero eso permitiría encerrarnos en la habitación de la casa "tranquila" de alguien y aprovechar para pasar un buen día de compañía (a todos los niveles, jejeje). ¿Qué me decís? Ya sé que no os lo anuncio con tiempo y que son días de estrés por exámenes, faena y demás cosas. Espero saber algo pronto.

Lo siguiente que quería comentar es la posibilidad de dar un curso de astrología. Ya he mandado la presentación con la información inicial y básica sobre el tema para ver si lo publican en el foro de El Clan de la Magia (tenéis el enlace ahí al lado, en la columna izquierda del blog). Si por alguna razón me lo denegaran, aunque son muchas páginas yo lo iría publicando en el blog periódicamente por si a alguien le interesa aprender el tema.

Ya está, todo por hoy. Ahora, cambiando de temas, paso a hablar 7 páginas de Word sobre la energía libre xD
--------------------------------------------------------------------------------


¿Es posible la energía libre?
La historia viene de lejos. Hay profecías que hablan de un futuro que se verá iluminado por una energía ilimitada y que abarcaría todo el planeta por igual. Imaginémonos a nosotros mismos en un mundo en el que todos dispusiéramos de energía de forma gratuita, donde no hubiese que depender de grandes empresas suministradoras de electricidad, gas o petróleo, y cada uno tuviese un generador para proporcionar electricidad al hogar o para mover nuestro coche, con total libertad. Como el uso de la electricidad es relativamente moderno, no hace falta irse muy lejos para llegar al primer hombre que soñó con esta posibilidad.

Nikola Tesla nació a las doce de la noche del día 9 de julio de 1856 en la provincia de Lika, una región que se encuentra en lo que hoy es Croacia (con esta información se podría mirar su carta natal :)). Tenía unos padres servios increíbles: su padre era pastor de la Iglesia Ortodoxa, severo pero cariñoso, con dotes magníficos para la prosa y la poesía; su madre era analfabeta, pero con una memoria tan sorprendente que le permitía recitar al pie de la letra volúmenes completos de poesía clásica europea y largos pasajes de la Biblia, así como un poderoso instinto inventivo y talento creador que le permitía construir herramientas y aparatos que le ayudaran en las responsabilidades de la casa y la granja familiar. Tesla heredó la sensibilidad del padre y la poderosa mente de la madre. Fue un excepcional estudiante, y enseguida se decantó por la ciencia. Tenía una especial facilidad para los idiomas y para las matemáticas, al punto de poder calcular integrales mentalmente. Un día vio un grabado de las cataratas del Niágara e imaginó una gran rueda que giraba con el impulso del agua, capturando la energía motriz de ese modo. Ahí empezó a pensar en la posibilidad de viajar a América. Contrajo cólera a los 17 años y le hizo prometer a su padre que si sobrevivía el padre le permitiría ser ingeniero, y así fue. Viajó y empezó sus estudios en Austria, en la Politécnica de Graz, donde observó las maravillas de un motor de corriente continua, con unas escobillas que no evitaban un gran chisporroteo. Sugirió a su profesor eliminar las escobillas y convertir el motor en uno de corriente alterna y el profesor le dijo que es imposible hacer funcionar un motor con corriente alterna, pero eso no convenció a Tesla.

Siguió sus estudios en Praga, pero los tuvo que interrumpir por falta de dinero. Se trasladó a Budapest a trabajar en una subsidiaria de la compañía telefónica de Edison. Un buen día, en un parque, tomó una ramita y comenzó a dibujar en la arena. A medida que avanzaba en el dibujo se enfervorizaba de tal modo que corría de un extremo al otro del diagrama emitiendo extraños sonidos y recitando herméticas fórmulas. Al acabar, contempló su invención: el motor polifásico de corriente alterna. No se dio cuenta de la multitud que acabó rodeándole extrañada o divertida por lo sucedido. En un modesto taller que tenía construyó una primera unidad experimental, y funcionó tal cual lo ideó. Como no obtuvo apoyo económico de ningún país europeo para su producción en serie, se marchó a Estados Unidos, y logró hacerlo con sólo cuatro centavos de dólar en el bolsillo.

Allí estuvo currando un tiempo para el mismo Edison, que para Tesla era un héroe, pero con el tiempo surgieron asperezas y lo dejó. Algunos inversionistas creyeron en Tesla y su talento, y apoyaron el desarrollo de todos los componentes del sistema de generación y transmisión de energía eléctrica con corriente alterna. Edison había pedido al Congreso que aprobara una ley para sancionar y prohibir el uso de la corriente alterna, por la peligrosidad debido al alto voltaje, y como no lo consiguió empezó a darle mala fama a la corriente alterna, porque se usaba en un nuevo sistema para la aplicación de la pena de muerte: la silla eléctrica. Tesla, con su gran voluntad, no se dejó vencer, y ofreció una demostración teatral de la inocuidad de la corriente alterna, haciéndose pasar corriente por su propio cuerpo para encender unos focos. Ganó la partida. Tal como lo ideó en el pasado, pudo construir unos generadores en las cataratas del Niágara (que pasó a ser la primera central hidroeléctrica) que le sirvieron para iluminar la Exposición Universal de Chicago del 1893, y más tarde iluminó toda la ciudad de Búfalo, que estaba a una distancia de 35 km de las cataratas. La ventaja era notable, pues la corriente alterna permite ser transportada a distancias largas con finos cables y en gran intensidad, mientras que la corriente continua necesitaba una central eléctrica por milla cuadrada. El famoso físico británico Lord Kelvin quedó convencido con los resultados ofrecidos por la corriente alterna, y abogó por algo que se hizo realidad poco después: se adoptó la corriente alterna en todo el país. Edison se resignó y tuvo que cambiar sus sistemas.

Después de su reconocimiento social y su “casi” enriquecimiento (pues no era un buen negociador), se interesó por la exploración de la electricidad de alta frecuencia, inspirado por los descubrimientos del inglés Maxwell y el alemán Hertz. Inventó la bobina Tesla, que convierte la corriente continua de bajo voltaje a corriente alterna de alto voltaje, aún hoy utilizada en muchos equipos electrónicos. Tesla desarrolló las primeras iluminaciones con neón. Fue el primero en observar los rayos catódicos, los rayos X, las radiaciones ultravioletas y en diseñar las radiografías y las fotografías Kirlian. Pero eso no fue nada en comparación con un logro mucho mayor: en 1890 iluminó un tubo de vacío... ¡sin cables! Transmitió la energía por el aire. Esto fue el inicio de la obsesión de Tesla, el envío de energía inalámbrica. Esa obsesión le llevó a descubrir, por ejemplo, que podía recibir y transmitir poderosas señales de radio cuando estaban sintonizadas para resonar a la misma frecuencia, avanzándose al telégrafo de Marconi y a la radio (tal cual la conocemos hoy en día). Sin embargo, sus experimentos fueron destruidos por un incendio en su laboratorio, dándole ventaja a Marconi. Aún así, cuando Tesla consiguió registrar su patente, antes que Marconi, fue reconocida su superioridad, porque Marconi sólo podía transmitir señales, y en cambio Tesla podía transmitir voz ¡e imagen! Así que también se adelantó a la invención de la televisión. Debido a buenos contactos con la aristocracia británica y a una asociación con Edison, Marconi creó la Compañía Telegráfica Inalámbrica, sus acciones subieron y pareció tomar la delantera a Tesla. Nikola estaba muy tranquilo, pues sabía que Marconi usaba diecisiete patentes de Tesla.

Tesla fue pionero en la invención de aparatos para captar la energía del viento, de las mareas, la energía geotérmica y la energía solar (¿nos suena eso de algo?). Inventó el control remoto. En una ocasión, en su laboratorio logró encontrar la frecuencia de resonancia electromagnética de la Tierra, y sin querer provocó un pequeño terremoto que se sintió a una distancia media. Su descubrimiento fue 60 años antes de que se constatara científicamente (lo que actualmente se llama Resonancia Schumann, que lleva el nombre del científico que confirmó su existencia). Demostró también que la Tierra podía usarse como un enorme conductor eléctrico, y mandó una onda de energía por la atmósfera (concretamente, usando la ionosfera) y la recibió de nuevo, produciendo un arco eléctrico tan intenso y grande (el más grande hasta el día de hoy) que su trueno se oyó a 35 km a la redonda y su tremendo voltaje encendió 200 lámparas ubicadas a 40 km del laboratorio, sin usar cables. Ahí fue cuando empezó a planear de modo práctico el uso libre y universal de la energía eléctrica de bajo costo, aprovechando el potencial natural de la Tierra. Si lo hubiera conseguido (que no pudo por falta de apoyo económico), habría podido transmitir noticias, música y mensajes a todo el planeta por medio de la interconexión de los sistemas existentes de telégrafo, teléfono, teletipos y otras emisoras de señales, además de haber implantado un servicio de navegación universal y un sistema de impresión a distancia. Vamos, como Internet.

Con su “teslascopio” recibía y experimentaba con las señales de radio provinentes del espacio. Fue el primer radioastrónomo, pero como la Radioastronomía no estaba desarrollada en aquél tiempo, la gente se pensó lo peor (¿comunicaciones con extraterrestres?) y le dieron la fama de científico excéntrico y loco, demasiado predispuesto a la fantasía. Durante la Primera Guerra Mundial el gobierno estadounidense necesitaba desesperadamente un método para detectar los submarinos alemanes, y Tesla propuso usar la energía de ondas, lo que hoy sería el radar, pero Edison (que se encargaba de la investigación) desechó la idea por considerarla ridícula, así que el mundo tuvo que esperar 25 años para inventar el radar; eso sí, se usaron los principios establecidos por Tesla. También inventó lo que por aquél entonces de denominó “Rayo de la Muerte” (suena así como a Star Wars), porque se trataba de un rayo de energía muy concentrada que podía iluminar desde la Tierra la superficie de la Luna, podía evaporizar el metal y podía tallar el diamante... el principio del rayo láser. Entre otras cosas, y recordando que en ese tiempo aún estaban despegando los primeros aviones, él ya pensó en el despegue vertical y también en la transmisión de datos mediante satélites artificiales, soñó con cohetes espaciales y predijo el uso bélico de la energía atómica antes que se pensara siquiera en ella.

Este increíble hombre, misterioso, enigmático, falleció el 7 de Enero de 1943 en su habitación del Hotel New Yorker de Manhattan, de una trombosis coronaria. Tenía 86 años y se encontraba solo. Murió en la extrema pobreza, pero interiormente satisfecho consigo mismo. Antes de que su cuerpo se transportara a una funeraria, unos agentes del gobierno entraron en su habitación, violaron la pequeña caja de seguridad que tenía Tesla y se llevaron todos los papeles que contenía, con información científicamente valiosa de todo tipo. También desaparecieron del almacén de su laboratorio seis cajas pertenecientes al inventor. Sus restos se incineraron y se devolvieron al país natal.

Casi todo lo que usa electromagnetismo hoy en día está derivado de sus patentes originales, y por eso la Unidad Internacional de medida de flujo magnético se llama Tesla en su honor. Sus principios de transmisión inalámbrica de energía son los que usamos cotidianamente en el control remoto y en la telefonía móvil, por poner sólo un par de ejemplos. Hoy en día, gran parte de sus documentos y aparatos siguen sin desclasificar y se mantienen todavía en secreto. Debido a proyectos absurdos como el Proyecto Philadelphia se sabe que el conocimiento que poseía Tesla del electromagnetismo podía permitir el cruce de dimensiones.

En fin, obviamente he escrito muchísimo sobre este personaje porque me parece alguien digno de estudio. Gran parte de esta información la he encontrado de una página web, accesible desde Google. Intentaré resumir al máximo lo que queda por explicar, el resto de la carrera hacia la energía libre.

El siguiente dato públicamente conocido es ya del 1989, cuando dos químicos, Martín Fleischmann y Stanley Pons, anunciaron en marzo de ese año que habían conseguido realizar reacciones de fusión nuclear a temperatura ambiente, en lugar de necesitar millones de grados, como ocurre en las reacciones termonucleares, en el Sol o en una bomba de fusión. Estoy hablando de la famosa Fusión Fría. El fenómeno se produjo mientras realizaban un experimento de electrólisis (algo muy básico) con agua pesada, y a los pocos meses fue desacreditado por científicos de todo el mundo. Se trataba (decían) de malas observaciones. Pero otros grupos de investigadores han reproducido su experimento comprobado el fenómeno. En Italia, India, Japón y Estados Unidos, entre otros muchos países, se han realizado nuevos ensayos que demuestran la existencia de un fenómeno que libera energía de una fuente desconocida, y se han puesto a punto métodos más fiables de lograr la fusión fría, que emplean agua corriente y que han sido difundidos en diversos congresos mundiales dedicados íntegramente a tratar este fenómeno, todavía inexplicado. Sus defensores creen que en él puede encerrarse una fuente energética inagotable. Yo aquí destaco el hecho de que se produce, no porque se trate del uso del agua (que imagino que también será importante), sino porque se emplea una electrólisis, lo que implica en el proceso el empleo de la electricidad. Seguro que Tesla sabría explicar el fenómeno.

En 1991, el estadounidense Tom Bearden, otro científico investigador, diseñó un transformador eléctrico alimentado a base de un imán permanente (es decir, que no se mueve como una turbina y no necesita de ninguna fuerza externa para poner en marcha el campo electromagnético). Usa una entrada de 6 vatios, para controlar la trayectoria del campo magnético del imán permanente, y mediante la canalización de ese campo magnético primero a una bobina de salida y luego a una segunda bobina de salida (repitiéndolo eso rápidamente de forma indefinida, a modo de “ping-pong”) consiguió producir una salida eléctrica de 96 vatios, oficialmente. Lo patentó alrededor del año 2000, con el nombre de Motionless Electromagnetical Generator (MEG), que en español se traduce como Generador Electromagnético Inmóvil. Según su página web, con información que no me resulta oficial, ha conseguido obtener una salida actual de 500 vatios. Actualmente dispone de varios modelos de transformador eléctrico de imán permanente. Aunque tal potencia no es suficiente para un electrodoméstico corriente, vale la pena tener en cuenta la diferencia de energía que supone la salida con respecto a la entrada. A él se le preguntó acerca del origen primario de la energía electromagnético, y él tiene muy claro que proviene del vacío. Posteriormente, Jean-Louis Naudin duplicó el dispositivo de Bearden en Francia. El doctor neocelandés Robert Adams también desarrolló, por su parte, asombrosos diseños de motores eléctricos, generadores y calentadores que funcionan con imanes permanentes. Uno de esos dispositivos toma 100 vatios de electricidad, genera 100 vatios para recargar la fuente, y produce más de 140 BTU’s de calor en dos minutos. Sean McCarthy, jefe ejecutivo de la empresa irlandesa Steorn, ha lanzado ahora al público un dispositivo de imán permanente que obtiene un rendimiento del 285%. Los principios para este tipo de generadores fueron divulgados primero por Frank Richardson (de EE.UU.) en 1978.

Basándose en los trabajos de transmisión y amplificación inalámbrica de Nikola Tesla, Paul Baumann creó la máquina “Testatika”, que parece recolectar energía radiante natural del ambiente (y no se trata precisamente de electricidad estática, no se comporta igual que la electricidad) y tiene una salida de entre uno y tres kilovatios de potencia. Actualmente hay cinco o seis modelos operativos de este sistema y son auto-sostenibles (no requieren combustible de ningún tipo). Siguieron la misma línea el dispositivo de “Energía Radiante” de Henry Moray y el “Motor EMA” de Edwin Gray.

Todos los motores industriales importantes usan el calentamiento para producir la expansión y la presión necesarias para generar trabajo, como en el motor de un coche. La naturaleza, que es muy sabia, realiza el proceso opuesto, el enfriamiento, para producir la succión y el vacío que genera trabajo, como en el interior de un tornado. Víctor Schauberger, de Austria, entre los años 30 y 40 fue el primero en construir modelos operativos de lo que se denominó “motor de implosión”, basados en el proceso de enfriamiento. Son motores que no requieren combustible y que pueden producir trabajo mecánico a partir de energía derivada de un vacío. Existen también diseños mucho más simples que utilizan movimientos de vórtice para derivar una combinación de fuerzas de gravedad y centrífuga para producir un movimiento continuo en líquidos.

Investigando, podríamos encontrar miles de tecnologías de “energía libre”, tan viables y probadas como las acabadas de mencionar. La tecnología de “energía libre” es real, y está aquí y ahora. Ofrece al mundo abundancia de energía, libre de contaminación, para todos, en todas partes, gratis. Es posible parar la producción de gases, cerrar las centrales eléctricas (incluyendo las plantas de energía atómica), desalinizar cantidades ilimitadas de agua de mar (y entregar, consecuentemente, agua fresca y adecuada a los hábitats más alejados), e incluso se puede producir alimentos en invernaderos calentados en invierno en cualquier parte (hay tecnologías de energía libre basadas en bombas de calor asistidas por energía solar y en calentadores mecánicos). Los costes de transporte y de producción, para casi todo, podrían bajar dramáticamente. Pero para que todo eso sea posible nos tenemos que enfrentar a dos retos importantes: la ciencia oficial y los enemigos ocultos.

La ciencia oficial, por su parte, no concibe obtener energía de la nada. Hay una ley, reconocida por todos, que indica que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Por lo tanto, no es “teóricamente” posible obtener energía del vacío... si creemos que en el más absoluto vacío no existe energía. Los científicos teóricos que defienden la realidad de las tecnologías de energía libre hablan de la “energía del punto cero”, un manantial energético infinito, una base energética que está más allá del vacío (incluso cuando no hay nada, aún queda esta energía basal) y que sería la energía de la que parten estas nuevas tecnologías. Curiosamente, el doctor Peter Lindemann (que ha escrito más de 20 artículos sobre el tema y actualmente es colaborador de Robert Adams en Nueva Zelanda) la denomina “energía del campo etérico”, y a estas tecnologías “tecnologías etéricas y de electricidad fría”. El caso es que reconocer la energía libre implica reconocer la teoría de la energía del punto cero, y la Ciencia Oficial aún divaga sobre eso.

Lindemann mismo es quien nos habla de los enemigos ocultos de la energía libre. Hay cuatro:

1.- El Monopolio económico. En los Estados Unidos, y en la mayoría de los otros países alrededor del mundo, existe un “monopolio del dinero” (a eso se le llama capitalismo o industria del capital), que significa que tengo la “libertad” de ganar tanto “dinero” como deseo, pero me pagarán solamente en notas o certificados de la reserva federal o estatal, no hay nada que pueda hacer para que me paguen en certificados de oro u otra forma de dinero. Este monopolio se encuentra a manos de un número pequeño de bancos privados, y estos bancos están en posesión de las familias más ricas del mundo. Su plan es, eventualmente, poder controlar el 100% de todos los recursos de capital del planeta, y así poder controlar la vida de cada persona mediante la disponibilidad (o no) de bienes y servicios. De este modo deducimos que una fuente independiente de abundancia, como es el caso de un dispositivo de energía libre, sería su ruina o el fracaso de este sistema económico. ¿Por qué?
Actualmente, la economía de una nación se puede retrasar o acelerar mediante el aumento o disminución de los tipos o tasas de interés. Una fuente independiente de energía presente en la economía hace que cualquier negocio o persona podría levantar un capital importante sin pedirlo prestado a un banco, y esta acción simplemente no tendría los mismos efectos en las tasas de interés. En otras palabras, le energía libre cambia el valor del dinero (¿no se predice eso en la Novena Revelación?). Y las familias más ricas y los emisores de crédito no desean ninguna competencia. Muy simple. Desean mantener el control actual monopolizando la fuente de dinero. Para ellos, la tecnología de energía libre es algo a ocultar y, a ser posible, prohibir. De hecho, usan armas del tipo “intimidación”, “expertos desacreditadores”, “compra y almacenamiento de tecnología”, “asesinato” y “amenazas de muerte a los inventores”, así como una “amplia variedad de incentivos financieros para manipular a posibles partidarios”.

2.- Los Gobiernos Nacionales. Este segundo caso no es de competencia económica, sino de seguridad nacional, puro instinto de conservación. Cada gobierno establece por defecto que el mundo fuera de su nación es una selva y que los seres humanos pueden ser considerados muy crueles, deshonestos y tramposos, y es trabajo del gobierno “proveer una defensa común”, por ello las fuerzas policiales son “delegadas” por la rama ejecutiva para “hacer cumplir la ley”. Y la mayoría de nosotros consentimos la “ley” porque creemos que es lo correcto, para nuestro propio beneficio. Sin embargo, parece irónico que siempre existen algunos individuos que creen poder obtener un mayor beneficio de un comportamiento que no se conforma voluntariamente con el orden social generalmente convenido. Tal vez no sea una ironía. Esta gente funciona al margen de la ley y se les considera “proscritos”, “subversivos”, “revolucionarios”, y en alguna ocasión “criminales” o “terroristas” (como sucede a menudo en Estados Unidos).
La mayoría de los gobiernos nacionales han descubierto por ensayo y error que la única política extranjera que realmente trabaja, con el tiempo, es la política “tit for tat”, “haz a los demás lo que recibes de los demás”, lo cual en economía se llama la “Regla de Oro”, y provoca un constante rejuego para lograr posición e influencia en los asuntos del mundo, y debido a que la política es Darwiniana, el partido más fuerte es el que gana, y ese partido ganador automáticamente se muestra disponible a combatir a los “otros”. Absolutamente cada medio disponible es usado para mantener una ventaja sobre el “adversario”, y los demás son el adversario, sin importar si se consideran amigos o enemigos. Todo esto incluye posturas psicológicas indignantes, mentiras, engaños, espionaje, robos, asesinatos de líderes mundiales, guerras de poder, alianzas y estrategias para el intercambio de puestos, tratados, ayuda exterior y la presencia de fuerzas militares donde sea posible.
Nos guste o no, ningún gobierno nacional dará gratis alguna cosa que beneficie a un posible adversario, pues le supondría un suicidio nacional. Cualquier actividad del individuo, fuera o dentro del país, que se interprete como dar a un adversario una ventaja, del tipo que sea, será juzgada como una amenaza para la “seguridad nacional”, y la tecnología de energía libre constituye en este sentido la peor pesadilla, pues abiertamente reconocida esta tecnología dispara una ilimitada carrera armamentística (como sucedió en su momento con la energía nuclear) por parte de todos los gobiernos, en un intento final de ganar ventaja y dominación absolutas. ¿Y si ahora Corea del Norte declara que posee tecnología de energía libre, cómo se le pondría la piel a Bush? ¿No se sentiría intimidada Israel si Palestina adquiere tecnología de energía libre?. Todos desearán la energía libre, y al mismo tiempo se deseará evitar que cada uno la consiga. La energía libre, en la actual situación planetaria, modifica inevitablemente el “equilibrio de poder”. El gobierno no quiere dar una ventaja indebida a un enemigo externo, previene la acción individualizada (anarquía) capaz de desafiar los poderes oficiales dentro del país, y preserva los flujos de ingresos derivados de gravar las fuentes de energía actualmente en uso. Puro instinto de conservación.

3.- Falta de honradez en el “Movimiento” de la Energía Libre. Consiste en un grupo de inventores fraudulentos, charlatanes y estafadores. Es un mundo sombrío de anomalías inexplicadas, de inventos marginales y de promotores sin escrúpulos. Los dos primeros enemigos de la energía libre han usado los medios de comunicación para promover los peores ejemplos de este grupo y así distraer la atención del público y desacreditar los verdaderos logros, asociándolos con fraudes obvios. En otro caso, algunos inventores con tecnologías marginales que demuestras anomalías útiles han exagerado equivocadamente la importancia de su invención y la importancia en ellos mismos por haberla inventado, algo así como una combinación de “fiebre del oro” y de “complejo de Mesías” que retuerce enteramente cualquier contribución futura que puedan hacer. En ese punto, confunden entusiasmo con hechos reales y el valor del trabajo científico en ese punto sufre grandemente. Cosas extrañas también suceden a las personas cuando piensan que están cerca de hacerse extremadamente ricas, pues en realidad es de una gran disciplina espiritual seguir siendo objetivo y humilde en la presencia de una máquina de energía libre en funcionamiento. Es el caso de gente que vende supuestos generadores de energía libre y se enriquece, haciendo más daño al movimiento de la energía libre que cualquier otro agente, al destruir la confianza del público en esta tecnología. Muchas motivaciones hay para todo eso: avaricia, autoengrandecimiento, deseo de poder sobre los demás, arrogancia y un falso sentido de orgullo.

4.- El público no exigente. Se trata del resto de nosotros. Igual que en el caso de las familias más ricas, ¿no deseamos nosotros controlar a los otros en vez de a nosotros mismos y albergamos secretamente falsas ilusiones de superioridad? Como los gobiernos, ¿no deseamos cada uno asegurar nuestra propia supervivencia? (en un teatro en llamas, todos empujan a todos fuera del paso y el más débil queda atrás, en una loca carrera hacia la puerta). Como el inventor fraudulento, ¿no negociamos de vez en cuando una ilusión cómoda por un hecho incómodo, o pensamos más en nosotros mismos, o seguimos temiendo a lo desconocido aunque prometa una gran recompensa? De hecho, los enemigos anteriores son aspectos diversos de un mismo proceso, de lo que sucede en nosotros mismos, pero en diferentes niveles de la sociedad. Entonces, el comportamiento no espiritual del ser humano es el cuarto enemigo que obstruye la disponibilidad pública de la tecnología de energía libre, pues la energía libre viene a ser una manifestación exterior de la Abundancia Divina.

La energía libre es el motor de una sociedad elevada, donde la gente se comporta voluntariamente de un modo respetuoso y civil hacia otros, donde cada miembro de la sociedad tiene todo lo que necesita y no envidia lo que su vecino tiene, donde la guerra y la violencia son comportamientos sociales inaceptables, y donde las diferencias entre las personas son al menos toleradas, si no disfrutadas. La aparición de la tecnología de energía libre en el dominio público es el amanecer de una edad verdaderamente civilizada, todo un acontecimiento en la historia de la humanidad. Nadie puede recibir crédito de ello, nadie puede hacerse rico de ello, nadie puede regir el mundo con ello. Es simplemente un regalo de Dios. Nos fuerza a todos a tomar la responsabilidad de nuestra propias acciones y de manifestar auto-dominio y auto-disciplina cuando sea necesario. El mundo, como está ordenado actualmente, no puede tener la tecnología de energía libre sin que antes sea totalmente transformado en “algo más”. Esta civilización ha alcanzado el pináculo de su desarrollo porque han germinado las semillas de su propia transformación. La energía libre no se le puede confiar a animales humanos no espirituales, pues harían lo que han hecho siempre: tomar ventaja sin piedad, matarse entre ellos o matarse a sí mismos en el proceso.

La oportunidad actual reside en que podemos convertirnos en un eslabón de la cadena de liberación de la energía si rechazamos el seguir siendo ignorantes e inmóviles. Nuestra acción combinada es la que produce el cambio. De hecho, muchos inventores están publicando su trabajo en vez de patentarlo y mantenerlo en secreto, y cada vez se regala más información sobre estas tecnologías en libros y sitios web. Muchas personas ya han empezado a construirse ellas mismas un generador de energía libre de forma reservada, y lo distribuyen con total gratuidad. En última instancia, la fuente de energía libre está dentro de nosotros. Debemos manifestar generosidad y confianza en nuestras propias vidas. Se trata de nuestro entusiasmo de expresarse libremente, nuestra intuición espiritual guiada que se expresa sin la distracción o la intimidación o la manipulación. Idealmente, las tecnologías de energía libre sostienen una sociedad justa, donde cada uno tiene suficiente alimento, ropa, fortaleza, autoestima, y tiempo libre para contemplar los más elevados propósitos de la vida. Es un modo de actuar dentro de una Verdad Superior.

Yo no temo elegir por la Verdad, y la Verdad es libertad. ¿Qué elegís vosotros?

[No he tenido tiempo para resaltar las palabras que me parecían importantes o para depurar el contenido. Os pido perdón]

Comentarios

  1. oye felicidades por tu investigacion es muy interesante y util para mis investigaciones. que buen articulo y me gustaria q me enviaras tu informacion mas reciente a mi mail en verdad te lo agradeceria
    piolacas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Mi diseño de energía libre.

    http://inelin.foroportal.es/foro/portal.php

    Saludos !

    ResponderEliminar
  3. Suena interesante :)

    Agradezco un montón que haya gente que esté investigando la energía libre. Hace mucha falta en el mundo.

    De todos modos, me he mirado ese diseño. No sé si todo eso cabría en una caja de tamaño caja de zapatos. Es que tengo la rara idea de que el generador de energía libre del futuro tendrá un tamaño modesto y accesible. Serán tonterías mías xD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares