El mito de Lucifer


¿Cómo has caído del cielo, estrella de la mañana, hijo de la Aurora? ¿Cómo has sido derribado en tierra, tú, que avasallabas a todas las naciones? Tú que decías para ti: ‘Hasta el cielo subiré, por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono; en el monte del encuentro me sentaré, y en los confines del Safón. Subiré hasta la cima de las nubes, seré igual que Elyón (el Altísimo).’ Con todo, has caído al Seol, en las honduras del abismo.” (Isaías 14, 12-15)

Este post es una avanzadilla para comprender lo siguiente que postearé, que será un nuevo capítulo de La Rueda de la Vida. Creo que es muy importante tener este mito en cuenta, pues nos ayudará a entender algunas cosas.

[Extracto de la Wikipedia]
Lucifer es un arquetipo que proviene de la mitología romana y cristiana.
El término proviene del latín lux (‘luz’) + fero (‘llevar’) = ‘portador de luz’. En la mitología romana, Lucifer es el equivalente griego de Fósforo o Eósforo (Έωσφόρος) ‘el portador de la Aurora’. Este concepto se mantuvo en la antigua astrología romana en la noción de la stella matutina (el lucero del alba) contrapuesto a la stella vespertina o el véspere (el lucero de la tarde o véspero), nombres éstos que remitían al planeta Venus, que según la época del año se puede ver cerca del horizonte antes del amanecer o después del atardecer. No obstante, además del sentido grecolatino del término, Lucifer ya era identificado por la tradición veterotestamentaria con una estrella caída y, por añadidura, con un ángel.
[Fin del extracto]

En la astrología, el planeta Venus simboliza la acción sobre nuestro Yo de las sensaciones del mundo terrenal. Representa todo lo que es deseable, todo lo que es bello y también la posibilidad de libre albedrío y el uso de todo lo que es complementario. Nos enseña a encontrar la paz, el bienestar y la satisfacción. Muestra lo mejor y más agradable de nosotros y abre el camino del hedonismo. Simboliza, evidentemente, el atractivo personal, pero también se encuentran entre sus virtudes: la capacidad artística, la armonía, la delicadeza, la estética, el amor consciente (que, en este caso, puede ser condicionado), relacionarse desde la sensibilidad, sensualidad, la juventud y la sociabilidad. A pesar de todo eso, tiene un poderoso lado oscuro: si está mal aspectado manifiesta Envidia, Pereza, Gula, Manipulación de los demás, Posesión, Vanidad… los valores éticos desaparecen por completo y todo vale para conseguir lo que se desea o para conseguir ser deseado. Estas cualidades son representadas en la astrología cabalística por un espíritu protector y un demonio (el espíritu o ángel para lo bueno, el demonio para lo malo).



Una vez leí por ahí que hay un ángel encargado de guardar cada uno de los planetas y las estrellas del Universo. Algunas antiguas tradiciones, que comprendían los planetas “clásicos” del sistema solar, situaban a Lucifer como el arcángel que guardaba el planeta Venus. De todos es sabido que a Lucifer, el ángel más bello que creó Dios, se le conoce como al arcángel que osó enfrentarse a Dios ganándose para sí una gran parte de la corte angélica con la que luego armó una rebelión. Las últimas consecuencias de esa rebelión serían la existencia del dolor, el pecado (o el mal o lo oscuro), y la conciencia de mortalidad que hasta entonces no existía. Su osadía fue el primer pecado que existió jamás en todo el drama cósmico, y por ello fue abatido por el arcángel Miguel y desterrado por Dios, arrastrando consigo al planeta Tierra por el camino, del cual se adueñó. Según las tradiciones que colocan a Lucifer como guarda de Venus, podría caber la posibilidad de que Lucifer sólo realice en verdad el trabajo que Dios le encomendó: tentar al ser humano en la Tierra para que así, obligándose a equilibrarse a sí mismo entre las pasiones y las virtudes, pueda escalar progresivamente y llegar hasta el Padre. ¿Qué pasó en realidad?

En una página web (http://www.geocities.com/templodetezcat/archivos/lucifer.htm) se comenta lo siguiente:

[Comienzo del extracto]
“[…] Lucifer es considerado desde entonces como el ideólogo del mal, el instigador del lado oscuro del hombre, el tentador primero. Pero su historia está llena de contradicciones, y una de ellas es la ausencia de una verdadera historia. Porque, un acontecimiento de tal magnitud, de tamaña trascendencia para el ser humano, no podía pasar desapercibido para los autores de la Biblia. En sus páginas deberíamos encontrar un relato pormenorizado del suceso y de cuáles fueron sus causas. Pero no es así. De hecho, el nombre de Lucifer ya no aparece en ninguna Biblia moderna, aunque sí estuvo presente en las antiguas. Fue borrado de la historia, pero no de la leyenda. En realidad, todo el mito moderno de Lucifer parte de un equívoco, de un simple error de traducción.

‘Lucifer’ es una palabra latina que significa ‘portador de la luz’. Fue empleada por San Jerónimo en la elaboración de la Vulgata —la versión en latín de la Biblia— para traducir el término hebreo Helel (literalmente ‘resplandeciente’) de un texto de Isaías. Fue una elección meditada, que buscaba conciliar los distintos sentidos que —según algunos— el texto hebreo parecía contener. Y es que, ya en aquella época, algunos "Padres de la Iglesia" habían creído encontrar en aquellas palabras ¡la descripción de la caída de Satanás! Hasta aquel entonces Lucifer —también conocido como Heósforo— era tan sólo un dios menor de la mitología grecorromana, un hijo de la diosa Aurora que nada tenía que ver con las tradiciones judías o cristianas. Su condición de descendiente de los dioses influyó en la elección que realizó San Jerónimo. Pero, ¿qué decía en realidad el texto de Isaías? El profeta recogía la siguiente sátira, compuesta por Yahvé evocando la derrota de su enemigo, el rey de Babilonia [ver Isaías 14, 12-15 en el inicio del post].

La Vulgata empleó la palabra Lucifer en la traducción de la primera frase: ‘¿Quomodo cecidisti de coelo, Lucifer qui mane oriebaris?...’ Las sucesivas versiones a las lenguas vernáculas conservarían sin traducir esa palabra latina: «¿Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, hijo de la Aurora?...» Desde entonces, Lucifer fue considerado un nombre propio. Había nacido la leyenda del ángel rebelde, el mito grecorromano resurgía, la leyenda pagana se cristianizaba y el origen del mal en el mundo había sido, por fin, hallado. Se había creado un nuevo nombre y un nuevo personaje. […]”
[Fin del extracto]

Puesto que ya existía Lucifer en la mitología grecorromana, no se puede decir que Lucifer fuera un invento, pero lógicamente podemos dudar de su labor “maligna”, el que le atribuye la Iglesia. Podríamos decir que, puesto que dicha mitología lo relaciona con un astro celeste, Venus, en posición virtuosa (amanecer) y en posición de caída (atardecer), Lucifer representa tanto la virtuosidad, la sensibilidad y la posibilidad de una nueva oportunidad (puesto que siempre, de forma cíclica, volveremos a encontrar a Venus en el alba) como el Ego, el pecado, el deseo, lo inmoral y aético. Y es tanto la belleza que otorga Dios como la Vanidad que se otorga uno mismo. Todo ello son cualidades venusinas y, de algún modo, son cualidades humanas. El ser humano siempre anda entre los dos polos.

En la siguiente web, http://www.meigaweb.com/lucifer0.html, llaman a Lucifer el “ángel del conocimiento”. Lo distinguen claramente del mal y de Satanás y creen firmemente que Lucifer es todo lo contrario. Dicen, textualmente: “Lucifer es, entre otras representaciones, un arcángel que por amor a los humanos, se enfrentó con el propio Creador ante la negativa de éste a concederles la principal facultad con la que les creó: la Sabiduría, el libre discernimiento. Después de la derrota contra las tropas que defendían el sometimiento de los humanos, y ante la imposibilidad de destruir a una entidad angélica que luchaba por amor, quien además llevaba la razón, el Creador le exilió al planeta que tan ardorosamente defendía, haciéndole dueño y protector de él: la Tierra. Lucifer, que provenía del majestuoso y enigmático Sirio quedaría en la Tierra hasta el fin de los tiempos. Lucifer ha sido constantemente relacionado con el Mal. Craso error. Luciferismo significa Humanidad. Todo cuanto concierne a la humanidad en este planeta (plano físico) está relacionado y protegido por el Portador de la Luz. A Lucifer, por lo tanto, le corresponden las facultades humanas, los sentidos, la sensibilidad e incluso la psique y los sueños. Luciferismo es todo cuanto nos concierne como cuerpo físico en este plano. […]”.

Y en esta última web (http://www.goetia.cl/escritos/articulos/demonio.html) directamente nos dicen que sea el demonio que sea (aunque se trate del mismísimo Maligno) tiene otras connotaciones:

[Comienzo del extracto]
“[…] Sin duda, la denominación más popular para el demonio es Satanás, nombre compuesto de las palabras Shaitán y Nahas, literalmente “la serpiente enemiga”. El nombre Shaitán es el usado en el libro de Job al referirse al ángel que pone a prueba la fe de los hombres. Shaitán es quien, bajo la mirada de Yahvé, tienta a los hombres, los hace sufrir (de ahí el nombre del adversario o enemigo) para comprobar la fidelidad a dios [algo así como lo que es el Morador en el Umbral]. La asociación con la serpiente (Nahas) se debe a que el papel del tentador es tomado por una serpiente en el Génesis. […] Parece ser que los demonios representan algo más que la maldad. Entregan conocimiento al hombre, le dan el poder para evolucionar. Incluso, las dos alocuciones más comunes para referirse a una entidad maléfica en castellano también presentan ambigüedades acerca de su asociación con el mal. Diablo y demonio, en griego tenían una connotación divina. Ambas se referían a una especie de seres intermedios entre hombres y dioses. La palabra griega ‘daimon’ tiene la misma raíz que el vocablo iraní daeva, también de connotación maligna, la cual encuentra su origen en el sánscrito deva, los dioses de la India. Platón entrega también un término utilizado muchas veces como sinónimo de lo maligno, el demiurgo. Dentro del formulamiento platónico, este ser es quien dio forma al mundo material por medio de su contemplación de las eidos (formas) o ideas. Gracias a la influencia gnóstica y la mala interpretación de la filosofía platónica, esta imagen tomó el carácter de desligador espiritual, el que envileció la creación por medio de la materia. La realidad de este ser es crear la materia para producir en el hombre la inquietud de buscar la verdad, para trascender lo aparente, lo falible y saltar hacia las respuestas irrefutables, a la idea ultima de la Verdad. Nuevamente en este caso nos encontramos ante una finalidad evolutiva. Una consideración adicional. La función del demonio no es hacer el mal, sino ser una especie de catalizador para éste, su presencia pasiva es suficiente para que la posibilidad del mal se manifieste. Es sólo el hombre, gracias al libre albedrío, el que puede decidir como actuar.”
[Fin del extracto]

Según el tarot Rider Waite, la sexta carta de los Arcanos Mayores, los Enamorados, es una imagen clara de la expulsión del paraíso de Adán y Eva. Aparece un ángel en esa carta vestido con un color púrpura o lila (una representación de la mente), su pelo parece fuego (que está vinculado con el Yo) y sus alas son rojas (que simboliza la energía de vida). Encima de él hay un Sol que alumbra. De algún modo indica que, aunque el ser humano fuera expulsado del Edén, siempre hay alguien que cuida de él para que no se desvíe. Pero, aunque con sus dos manos cobija a Adán y a Eva, también parece bendecir al manzano en que se encuentra la serpiente tentadora, así como el árbol de fuego (o de hoja de parra) que hay tras Adán. Y también aparece justo en medio una montaña puntiaguda, símbolo del conocimiento. Y los dos personajes humanos van completamente desnudos, lo cual simboliza que no tienen nada que ocultar y que la cosas son tal como son, sin apariencias. Los Enamorados es una carta de amor terrenal, de amor celestial, pero que también habla de las pruebas del mundo terrenal, de las elecciones (libre albedrío), de la sensibilidad y la belleza, y de las consecuencias de lo decidido. Es el mito de Lucifer. Si es verdad ese mito, Lucifer encarnó el primer pecado. Si no lo es, su mito igualmente esconde la fuente original de todo pecado, que es la causa por la que el ser humano se convirtió en un ser mortal y obligado a elegir entre dos caminos, con la dificultad de sentirse perdido y lejos de toda guía, viéndose en la necesidad de salvarse a sí mismo.

Y de ese pecado original hablaré en el próximo post.

Comentarios

  1. ¡Hola! ;) Xavi, he leido las palabras del Maestro Usui que has escrito, son palabras verdaderamente Mágicas, encantadoras, con el Poder de ayudarnos a ser mejores personas, y quiero darte las gracias, gracias por recordarlas, gracias por escribirlas aquí, en tu blog, la verdad es que al leerlas una sonrisa ha acudido rápidamente a mis labios. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Ya he acabado los exámenes!! Búscate un día para quedar que tengo ganas de ir a tomar un té contigo y reirme un rato :)

    Un besooooooooo enorme!!!!
    Muaaaaaaaaaaaaaas!!


    Nat.

    ResponderEliminar
  3. M'alegro que hagi gens com tu...que no es queda amb la mera convenció... :)

    ResponderEliminar
  4. Excelente, muy bueno tu articulo, deberias remontarlo desde la cultura sumeria, ahi parte ese mito, tengo un libro de eso, se llama "Historia Magica de los sumerios" o tambien "El regreso de Innana", habla rivalidad entre dos hermanos, Enki y Enlil, Enlil es controlador y conservardor en aspecto de YAVE mientras que Enki es mas bondadoso y progresista se identifica con la serpiente por ke su Madre es de la raza serpiente,
    obviamente Enki es el medio hermano de Enlil y Ninurshag, los tres son los hijos de Anu "El padre de los Dioses" pero con distinta consorte que tuvieron, lo que paso ahi hace 6 mil años fue la guerra por control de la tierra, es practicamente probable que "lucifer" asocia con Enki dado por su vasta conocimiento para iluminar a los hombres por que segun los amaba mucho, por si fuera poko, Enki y Ninurshag fueron los creadores de la humanidad por medio de la ingenieria genetica, mezclando la existencia de homos erectus(primate de la tierra) con la sangre de los annunakis(lo ke bajaron cielo o mejor dicho hijos del cielo como descrito en la biblia los elohims), entonces asi convierte el eslabon perdido del origen del hombre, Homos sapiens en lo que somos ahora, pero con codigo oculto dentro ADN, para activarse la luz osea convertinos en seres de luz, eso es lo que esta escrito en la biblia y para lo ke estan por venir en 2012 cuando se acerca el amanecer galatico profetizado por los Mayas(tambien veneraron el culto a la serpiente,"Kulkulkan") bueno casi todo los pueblos las veneran por por su sabiduria y esperan su regreso, paralelamente coincide con la segunda venida de cristo, pero no se si seria una coincidencia, bueno tendre ke seguir peregrinando la verdad

    ResponderEliminar
  5. Gracias por los comentarios.

    Sí, la historia de Enki la había leído con anterioridad y es interesante.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  6. Interesante. Un excelente modo de abordar un mito y explicarlo.

    ResponderEliminar
  7. Interesante. Un excelente modo de abordar un mito y explicarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares