Plegaria de San Francisco de Asís

"Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Donde haya odio, que yo lleve Amor.
Donde haya ofensa, que yo lleve Perdón.
Donde haya discordia, que yo lleve la unión.
Donde haya duda, que yo lleve la Fe.
Donde haya error, que yo lleva la Verdad.
Donde haya desesperación, que yo lleve la Esperanza.
Donde haya tristeza, que yo lleve la Alegría.
Donde haya tinieblas, que yo lleve la Luz.

Oh Maestro,
concédeme que yo no busque ser consolado, sino consolar;
que yo no busque ser comprendido, sino comprender;
que yo no busque ser amado, sino amar.

Porque: dando se recibe,
perdonando se es perdonando,
olvidándose se encuentra uno mismo,
muriendo se resucita a la Vida Eterna."

Comentarios

  1. Recuerdo esta plegaria con un cariño muy especial, estaba en un lugar especial, en casa de mi yaya, de modo que cuando entrabas, podías leerla. Me encantaba. La leía una y otra vez. ¡Y ahora, al leerla, me acuerdo de ella! ¡Qué sonrisa se me ha plantado la carilla! Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ey! ¡Sorpresa! Verás, he estado haciendo averiguaciones, HE HECHO DE AGENTE SECRETO... me he puesto una gorra de Sherlock Holmes, pero no he fumado en pipa, lo prometo, y he descubierto, me ha dicho un pajarillo tras hacer unas cuantas preguntas (luego hablaremos de mi cuota, por favor)que si sales, compras un bote de nata líquida, la echas en un recipiente,te armas de valor y comienzas a batir como un desesperado, además de un excelente ejercicio de brazo (muy recomendable), tras un largo rato comienzas a observar cómo la nata comienza a solidificarse...Y A TRANSFORMARSE EN MANTEQUILLA! ;) ¡UN FUERTE BESO!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares