Cultura del Miedo... al Sol

Hace poco leí ciertas cosas y me puse a investigar. Estamos en verano, y la exposición al Sol es peligrosa... dicen que quema y eso... Bueno, la verdad es que yo me he quemado más de una vez, pero ¿es realmente debido a lo que nos cuentan? ¿Son los rayos UV tan peligroso? Mmmm...

Cuando yo estudiaba física supe que el "calor", tal y como lo conocemos, es en realidad una forma de energía electromagnética, y se llama radiación Infrarroja. La luz que recibimos del Sol la contiene. A medida que sube la frecuencia de la radiación, se pasa de infrarrojos a la luz visible roja, luego naranja, amarilla, verde, azul, índigo y violeta... y finalmente la ultravioleta, que ya no es visible (para nosotros). A mí me enseñaron que si cogía una lupa y concentraba los rayos del Sol podía quemar; los infrarrojos son refractados y al cruzarse en un solo punto tienen mayor efecto calorífico. Pero.. ¿qué estoy diciendo? Nadie nos ha dicho que tenemos que protegernos de los IR, ¡¡¡sino de los UV!!! Entiendo y comprendo que los UV son una forma más poderosa de radiación y tienen así mayor efecto destructor (y en todo caso de mutación y transformación) pero no estoy convencido de que sean precisamente éstos los que nos quemen. La prueba está en que yo me quemo igual, y soy de los que se ponen la cremita de protección 15 una media hora antes de salir de casa. Mmm, aquí algo me huele mal ¬¬ Veamos que nos dicen algunas páginas referente a este tema:

[Wikipedia]
La exposición exagerada a la radiación solar puede ser perjudicial para la salud. Esto está agravado por el aumento de la expectativa de vida humana, que está llevando a toda la población mundial, a permanecer más tiempo expuesto a las radiaciones solares, con el riesgo mayor de cáncer de piel.

[eLCOSH : Radiación Ultravioleta]
En los últimos años ha habido una creciente preocupación sobre los riesgos de salud por la exposición a los rayos ultravioleta emanados por el sol. Los trabajadores de la construcción corren un riesgo particular por el hecho de que trabajan al aire libre con gran frecuencia.

La exposición a los rayos ultravioleta acarrea muchos riesgos de largo plazo, como son:

* cáncer de piel
* daño en los ojos
* debilitación del sistema inmunológico
* envejecimiento prematuro de la piel. <---- (Nota mía.: Las arrugas y las manchitas esas quedan fatal, ¿verdad?)

"Entre los hombres, la incidencia de melanoma está creciendo más rápido que la de cualquier otro cáncer."*

Cada año que pasa, la incidencia de cáncer de piel va aumentando de una forma alarmante. La luz solar es la fuente principal de radiación ultravioleta (UV) y la causa de daño dermatológico y cáncer de piel. En todos los ámbitos se conoce bien que la exposición a la radiación ultravioleta del sol es una causa plenamente evitable del cáncer de piel. Los estudios demuestran que la gente que trabaja al aire libre, como los trabajadores de la construcción, corren el riesgo de desarrollar cáncer de piel y necesitan conocer los efectos da niños del sol y cómo protegerse.

[...]

Las investigaciones recientes indican que la sobreexposición a la radiación UV disminuye la capacidad del cuerpo para combatir bacterias y virus. Eso hace que el cuerpo sea más susceptible a infecciones y enfermedades.

[...]

* Curiosamente en otro sitio he encontrado esto: "Las cinco principales causas de muerte por cáncer por orden de importancia tanto en hombres como en mujeres son: cáncer de pulmón, cáncer colorrectal, cáncer de mama, cáncer de próstata y cáncer de páncreas. [...] Sea como fuere, no podemos pensar en el cáncer como una enfermedad de causa única, sino mas bien como el resultado final de una interacción de múltiples factores entre los que se incluyen el ambiente, los hábitos dietéticos, la herencia genética, etc." Aunque también dice, por supuesto: "El principal factor de riesgo para desarrollar un cáncer de piel son los rayos ultravioleta procedentes de la luz solar, que producen mutaciones en el ADN de las células que se acumulan durante años. El cáncer de piel es la forma más frecuente de cáncer en la población de piel blanca."

[Índice UV]
La radiación UV-B es biológicamente nociva, daña el ADN de las células y puede causar defectos genéticos en las superficies externas de plantas y animales si se recibe en dosis altas. De esta manera, los rayos UV-B pueden dañar la piel humana causando desde un ligero enrojecimiento (eritemas) hasta quemaduras; incluso con el tiempo pueden producir molestias graves, lunares, manchas y hasta cáncer en la piel. Sin embargo, la radiación UV en dosis normales tiene efectos benéficos, pues ayuda a producir ciertas vitaminas en el cuerpo evitando padecimientos como el raquitismo de los huesos.

La cantidad de radiación UV de todas las clases, que nos llega a la tierra dependen de la hora y del ángulo que los rayos del sol forman con la superficie receptora. Cuando el sol esta cerca del horizonte, su radiación viaja un largo camino a través de la atmósfera, por lo que menos rayos UV llegan a la superficie de la tierra y cuando el sol está en la parte más alta, sus rayos tienen menos camino que atravesar y caen con mayor intensidad en la superficie de la tierra.

[Radiación Solar Ultravioleta]
Los efectos en la piel consisten en la aparición de un eritema (quemadura ligera distinguible por enrojecimiento de la piel); sin embargo, pueden presentarse efectos similares a los producidos por quemaduras con fuego de primero o segundo grado.

<--- Entonces, si me quemo con fuego estoy elevando mi probabilidad de coger cáncer de piel.

---------------------

En fin, hasta aquí todo lo que siempre nos han contado. Será cierto. Sin embargo, me gustaría poner la otra cara de la moneda.

[Médicos consideran alentar exposición solar para tener vitamina D]
A diferencia de las modas que afloran para luego esfumarse, esta vez la evidencia es fuerte y se afianza cada vez más.

De confirmarse, podría desafiar una de las suposiciones básicas de la medicina: que la gente necesita aplicarse una buena cantidad de protector solar cada vez que se expone al sol. Pero hacerlo podría contribuir más a causar muertes por cáncer que prevenirlas, creen algunos investigadores.

El motivo es la vitamina D, llamada "vitamina del sol" porque la piel la produce al estar expuesta a los rayos ultravioleta. Como los filtros solares bloquean la producción de la vitamina D, algunos científicos están poniendo en duda el consejo de usarlos siempre, como lo recomiendan los médicos a sus pacientes.

La razón es que la vitamina D parece cada vez más importante para prevenir e incluso tratar numerosos tipos de cáncer. Sólo en los últimos tres meses, cuatro estudios distintos descubrieron que ayudaba a proteger de los linfomas y el cáncer de próstata, pulmones e, irónicamente, también de la piel.

La evidencia más sólida es para el cáncer de colon.

Muchas personas no están produciendo suficiente vitamina D y es difícil obtenerla de alimentos y leche fortificada; y los suplementos nutricionales suelen ser problemáticos.

En consecuencia la conclusión es la siguiente: aunque demasiado sol puede provocar cáncer de piel _que rara vez es mortífero_ exponerse muy poco al sol podría ser peor.

Nadie sugiere que la gente vaya a calcinarse a la playa, pero muchos científicos consideran que es saludable exponerse al sol unos 15 minutos algunas veces por semana, sin filtro solar.

Uno de ellos es el doctor Edward Giovannucci, profesor de medicina y nutrición de la Universidad de Harvard que expuso su caso en un encuentro reciente de importantes investigadores de cáncer.

Su estudio sugiere que la vitamina D puede ayudar a prevenir 30 muertes por cada una que causa el cáncer de piel.

"Desafío a cualquiera a encontrar un área o nutriente o cualquier factor que tenga los beneficios consistentes contra el cáncer que tiene la vitamina D", expresó Giovannucci a científicos especializados en cáncer. "La información es verdaderamente extraordinaria".

La conversación impresionó tanto al jefe de epidemiología de la Sociedad Oncológica Estadounidense, Michael Thun, que la organización está revisando sus lineamientos sobre la protección solar.

"Existe ahora evidencia fascinante de que la vitamina D podría desempeñar un papel en la prevención y en el tratamiento de algunos tipos de cáncer", manifestó Thun.

Incluso algunos dermatólogos parecen estar observando atentamente estos descubrimientos.

"Encontré que la evidencia es cada vez mayor y más convincente", expresó el doctor Allan Halpern, jefe de dermatología del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering de Nueva York, asesor de varios grupos de cáncer.

El dilema, dijo, es la falta de consenso sobre cuánta vitamina D se necesita o la mejor forma de obtenerla.

Incluso si se recomendara la exposición al sol, la cantidad de tiempo dependerá de la temporada, la hora del día, dónde vive la persona, el color de la piel y otros factores.

Thun y otros científicos temen que se abuse del sol.

"La gente tiende a apoyarse aun en una leve insinuación para exponerse más al sol", indicó Thun, y agregó que preferiría que se ingiriese más alimentos o píldoras que contengan el nutriente.

Sin embargo esto es difícil. La vitamina D se presenta naturalmente en el salmón, el atún y otros pescados aceitosos, y se agrega regularmente a la leche, pero la dieta aporta un porcentaje muy reducido de la vitamina D que circula en la sangre, dijo Giovannucci.

La mayoría de los suplementos nutritivos utilizan una vieja forma _ D-2_ mucho menos potente que la D-3, que es la buscada.

Los multivitamínicos generalmente contienen una pequeña cantidad de D-2 e incluyen la vitamina A, que contrarresta muchos de los beneficios de la D.

En consecuencia, las píldoras no incrementan demasiado los niveles de vitamina D.

Los asesores del gobierno no se ponen de acuerdo sobre la cantidad diaria de vitamina D recomendada. En cambio, sostienen que un "consumo adecuado" equivale a unas 200 unidades internacionales diarias para personas de hasta 50 años, 400 UI para las de entre 50 y 70 años, y 600 unidades para las personas de más de 70.

Muchos científicos piensan que los adultos necesitan unas 1.000 unidades internacionales por día. La investigación de Giovannucci sugiere que se necesitarían unas 1.500 UI para frenar el cáncer de manera significativa.

Aún se estudia cómo lograría esto la vitamina D, pero existen muchísimas razones para pensar que puede hacerlo:

- Varios estudios de grupos numerosos de personas descubrieron que quienes tenían niveles más elevados de vitamina D también tenían menores índices de cáncer. Sin embargo, estos estudios no son el mejor parámetro de la investigación médica: una comparación a lo largo de muchos años de un grupo de personas que recibe la vitamina con un grupo que no la recibe.

- Estudios de laboratorio y de animales muestran que la vitamina D reprime el crecimiento de células anormales, ayuda a que las células mueran cuando deben hacerlo, y frena la formación de vasos sanguíneos que alimentan tumores.

- El cáncer es más común en los ancianos, y la piel produce menos vitamina D con el pasar de los años.

- Las personas negras tienen tasas más elevadas de cáncer que las blancas y más pigmentos en su piel, lo que les impide producir mucha vitamina D.

- La vitamina D queda atrapada en las grasas, por eso las personas obesas tienen niveles de vitamina D más bajos en la sangre. Tienen también índices de cáncer más elevados.

- Las personas de las regiones del norte del planeta como el nordeste de Estados Unidos y Escandinavia tienen mayores tasas de cáncer que las que viven en lugares donde hay sol todo el año.


Ingerir demasiada vitamina por medio de píldoras podría ayudar a elevar el calcio del cuerpo a niveles peligrosos. El gobierno sostiene que las 2.000 unidades internacionales diarias constituyen el límite máximo diario.

Por otra parte, es casi imposible una sobredosis cuando la vitamina D llega al cuerpo a través del sol. De todas maneras, es posible que se genere un cáncer de piel.

Hace 30 años, el doctor Michael Holick ayudó a hacer un descubrimiento histórico de cómo funciona la vitamina D.

Hasta el año pasado, Holick era jefe de endocrinología, nutrición y diabetes y profesor de dermatología de la Universidad de Boston. Luego publicó un libro, "The UV Advantage" (La ventaja de los rayos ultravioleta), instando a la gente a exponerse suficientemente al sol para producir vitamina D.

El cáncer de piel es en muy pocas oportunidades fatal, señala. De las 570.280 personas que morirán de cáncer en Estados Unidos este año, sólo 7.700 habrán padecido melanoma, la forma más mortífera de cáncer de piel.

Las quemaduras de sol reiteradas _especialmente durante la niñez y entre la personas de piel muy sensible_ han sido relacionadas con el melanoma, pero no existe evidencia verosímil que una exposición moderada al sol pueda causarlo, sostiene Holick.

"El problema ha sido que la Academia Estadounidense de Dermatología no ha cambiado de posición durante 20 años", indicó. "Le han lavado la cabeza a la gente en todos los niveles".

La titular del departamento de Holick, la doctora Barbara Gilchrest, dijo que su libro era una vergüenza y lo desplazó de la cátedra de dermatología, aunque él mantiene sus otras posiciones.

A comienzos de mayo, la academia de dermatología lanzó una campaña "No busque el sol" y dijo que cualquier consejo de tomar sol es "irresponsable". Citó al doctor Vincent DeLeo, dermatólogo de la Universidad de Columbia, según el cual "bajo ninguna circunstancia debe ser nadie inducido a pensar de manera engañosa que la luz natural del sol o las máquinas bronceadoras sean mejores fuentes de vitamina D que los alimentos y suplementos nutricionales".

Pero esa opinión ya no es unánime, ni siquiera entre los dermatólogos.

"No pienso que siga siendo correcta la posición de 'no es bueno exponerse al sol'", expresó el doctor Henry Lim, jefe de dermatología en el Sistema de Salud Henry Ford de Detroit, y vicepresidente académico.

----------

En otro libro que cayó en mis manos, también se menciona al doctor Michael Holick. Resalto el siguiente texto:

"La exposición a la luz solar:

-Mejora la salud de los huesos permitiendo la producción de vitamina D que ayuda a la fijación de calcio en todo el sistema óseo; dando densidad a los huesos y reduciendo el riesgo de fracturas, lo que entre la población de la tercera edad es una de las principales causas de muerte.

-Mejora la salud mental, debido a que la luz solar controla el reloj biológico que regula a su vez los estados de ánimo. Una exposición adecuada al sol es responsable de mantener bajos los niveles de depresión asociada al desorden provocado por los cambios de estación (SAD), el síndrome premenstrual (PMS) y el insomnio.

-Previene ciertos tipos de cáncer. Investigadores como el Dr. William Grant, han demostrado con estadísticas que, en América, aumentar la exposición al sol, resultaría en 185,000 menos casos de cáncer interno cada año y 30,000 menos muertes (especialmente cáncer de mama, ovarios, colon, próstata, vesícula, útero, esófago, recto y estomago)

-Mejora la salud del corazón. La luz solar tiene un dramático y positivo efecto sobre la presión alta, que es una de las causas principales de ataque al corazón e infarto. El efecto de la luz es similar al de hacer ejercicio.

-Baja el riesgo de problemas del sistema inmunológico, incluida la esclerosis múltiple, diabetes mellitus tipo 1, y artritis reumatoide.

-Alivia condiciones relacionadas a problemas de obesidad.

-Alivia enfermedades de la piel


La pregunta obligada en este punto seria: ¿Cáncer a la piel?

Aparentemente hay tanto riesgo de contraer cáncer a la piel por exponerse al sol, como lo hay de sufrir un ataque cardíaco por hacer ejercicio; pero, de seguro el doctor no nos prohibiría hacer ejercicio, mientras que sí existe una industria de los fármacos y la cosmetología llenándose los bolsillos de satanizar y prohibirnos, con poderosas y negativas sugestiones, la exposición al sol.

En el libro The UV Advantage, el Dr. Michael F. Holick, asegura que el cáncer a la piel, que puede ser causado por exposiciones excesivas a la luz solar tiene un índice de muertes muy bajo: En los Estados Unidos unas 1,200 personas al año pierden la vida por esta causa, en comparación con las enfermedades que podrían evitarse por una adecuada exposición al sol. El cáncer al colon y las mamas por ejemplo, que debería ser prevenido con luz solar, mata a 138,000 americanos cada año; la osteoporosis, una enfermedad de los huesos que puede ser mitigada por exposición regular al sol, afecta a más de 25 millones de americanos.

Tomando cifras mundiales la evidencia de esto es aun mayor; y es que resulta tan natural como la analogía del ejercicio físico: Si lo haces de manera progresiva, por ejemplo saliendo a correr todas las mañanas y aumentando la distancia día tras día, los músculos no explotan o se rompen los huesos sino que por el contrario se hacen mas grandes y fuertes; el corazón y los pulmones no colapsan sino que funcionan mas eficientemente; los ligamentos y tendones no se quiebran al estirarse con ejercicio constante, sino que se hacen mas flexibles. Esto mismo aplica con la exposición de nuestra piel al sol que cuando recibe una regular y moderada exposición se adapta produciendo el pigmento (melanina) que absorbe la radiación solar, generando una serie de inimaginables beneficios para la salud general.

Imaginen que un día la industria de los fármacos nos sorprendiera anunciando la fabricación de una súper píldora que reduce el riesgo de cáncer, ataques cardíacos, infartos, osteoporosis, PMS y varios desordenes del sistema inmunológico. Imaginen la cobertura que los medios de comunicación darían a semejante píldora milagrosa. Bueno, tengo que decirles ahora que esta maravilla realmente existe (aunque no en la forma de una píldora) y que está al alcance de todos ustedes sin costo alguno. Durante el día pueden ustedes acceder a ella con solo levantar el rostro al cielo, pues la droga maravillosa a la que me refiero es por supuesto nuestra estrella amarilla, El Sol."

Opinen :)

¡Bendiciones!

P.D.: He encontrado una web donde hay afirmaciones de tipo "cierto o falso" acerca de la exposición al Sol. La web es "Ayuda. La radiación solar UV", y la afirmación que me ha chocado es:
- Es necesario tomar el Sol ya que la vitamina D la produce la radiación UV: Falso (¿?) El tiempo de exposición necesario para la producción de vitamina D es tan corto que siempre la obtendrás sin baños al Sol.

Con cosas cómo ésas, ¿quién necesita enemigos? Recordemos que, según los expertos de ahora, hacen falta cantidades de 1000 Unidades Internacionales de Vitamina D al día para sentir sus efectos beneficiosos, así que SÍ es necesaria una exposición regular al Sol.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares