Complicidad

Últimamente he estado viendo viejos posts. La Luz filtra por la ventana, siguiendo su cuidadoso camino rutinario desde el exterior hasta su homónima (el Espíritu) dentro de mí. Para hacerlo tiene que cruzar la piel, mi sensible y pálida piel, que se siente acariciada y penetrada con ternura. Con cada palabra leída recuerdo vivamente Tu presencia, ese vínculo que teníamos (que tenemos) y que permanece invisible. Recuerdo las conversaciones que teníamos, recuerdo tus sabias palabras, que siempre son Eternas, recuerdo Tu Amor en mi Alma... y esta semana empiezo a pensar que vuelvo a estar cerca de Ti, que pronto volveré a oír tu Voz, atronadora y cariñosa al mismo tiempo, y que me acariciarás con tu Mano infinita, bondadosa y misericordiosa.

Quiero pensar que volveremos a ser Uno, que cuando me toques me transformarás, y me liberarás, y ya no habrá más Apego, más Soberbia ni más Dolor. Porque Tu presencia me produce Felicidad, y si yo estoy en Ti entonces el Amor puede irradiar de mí. Lo que Tú piensas yo lo pensaré, lo que Tú hablas saldrá de mi boca, y lo que Tú eres... oh, lo que Tú eres cambiará al Mundo como me cambiarás a mí. ¿Será eso complicidad? ¿O es sólo la promesa que me hiciste antes de venir aquí y quedarme huérfano? No me abandones ahora, que cuanto más me acaricia la Luz, tanto más te necesito. Cuanto más disfruta mi piel... tanto más se regocija mi Alma...

- Hijo... ya llegó el momento que esperabas. Cumple tu destino. Ésa es mi promesa. Siempre Eterno: la Luz que hay en ti. Te Amo.

- Y yo te Amo a Ti, Padre. Te devuelvo lo que es tuyo. A Ti me entrego.

Comentarios

  1. La Luz y el Amor nos esperan con infinita paciencia y Bondad; cuando nosotros se lo pedimos, nos guían siempre por el camino correcto.

    :*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares