Lo Desconocido


Ruido momentáneo. Una zapatilla moviéndose inquieta al sondeo del pie siniestro. Cuerpo tembloroso. Algo pasó veloz entre las cortinas, algo oscuro, invisible, desaparecido, inexistente. Miedo inicial. El trastorno dio paso a la incomprensión. Lo que no se puede catalogar no se puede entender, lo que no tiene forma no puede situarse dentro de los límites de la mente. Ira, frustración, posición, defensa; sólo lo observable, reconocible o que ya se tiene da seguridad, y lo demás debe apartarse. Por último, indiferencia y superioridad. Esos ojos rasgados no tenían derecho a cruzarse en mi camino. Porque mi gato, por un momento, fue desconocido para mí y ahora seguirá siéndolo.

¿Quién quiere un gato?

Comentarios

Entradas populares