La caja de Pandora - parte cuatro

- Señor Nieto, no creerá que esa visión fue real, ¿cierto?
- Doctor Camps...
- Ya se lo dije, fue una alucinación. Si duda de ello reconsideraré su capacitación. No desaproveche esta segunda oportunidad de cordura que le da la vida. Considere terminada la entrevista.
- ¿Por qué todos la ven?
- ¿Cómo dice?
- ¡A Pandora! ¿Por qué la ven si sólo es una alucinación?
- Probablemente sea un arquetipo.
- ¿Un arquetipo?
- Hay símbolos y representaciones que son universales. Cuando encontramos un símbolo que significa lo mismo para todo el mundo y que provoca el mismo efecto en todos decimos que es un símbolo arquetípico. Pandora en la mitología griega es similar a Eva en la cultura judeocristiana: representa a la primera mujer. Los arquetipos suelen manifestarse desde el inconsciente, habitualmente en los sueños, pero también en los delirios y las alucinaciones, y menos frecuentemente en estados de “gracia” donde interviene la imaginación y la creatividad.
- ¿Me está diciendo que la Pandora que vemos es la misma que la del mito?
- En vuestras visiones portaba una caja y es el origen de vuestro malestar, ¿me equivoco? Probablemente se trate de un mensaje subconsciente tratando de avisaros de que algo va mal en vuestra mente, como una señal de alarma. Es una lástima que la señal llegue demasiado tarde, justo cuando vais a tener el brote.
- Entonces...
- Insisto, tan sólo fue una alucinación.
- De acuerdo. Gracias por todo.

Como pensaba, el psiquiatra que me atendió de urgencias cuando tuve la psicosis ha respondido científicamente. Pandora no existe, sólo es un mito. ¿Un mito? Me siento en el patio de la clínica, la que tantas veces ha hecho de refugio para mi tristeza. Por suerte mi teléfono móvil puede navegar por Internet, rezo para que haya cobertura suficiente. Veamos qué se cuenta sobre Pandora en la red...

Pandora fue creada por Hefesto, por orden de Zeus, con arcilla. La hizo bella y le dio vida. Luego varios dioses le concedieron dones: gracia, sensualidad, habilidad en cualquier cosa, seducción, curiosidad, ingenio, palabra y manipulación. Le dieron también ropas bonitas y adornos. Zeus pensó en esta creación como un castigo contra la humanidad como medio para vengarse de Prometeo. Hermes condujo a Pandora hasta Prometeo, junto con una ánfora que Zeus le dio con la prohibición de abrirla. Prometeo siempre fue muy inteligente y astuto, imaginó la trampa que Zeus le tendía con Pandora y el ánfora y rechazó ambos regalos. El hermano de Prometeo, Epimeteo, aceptó a Pandora en su lugar, pues actuaba por instinto antes de reflexionar. Un día, Pandora, debido al don de la curiosidad, se sintió atraída hacia el ánfora de Zeus y decidió abrirla para observar su interior. Entonces de ella escaparon enfermedades, sufrimiento y males varios que arrasaron a la humanidad. Asustada, e insistiendo en cerrar el ánfora de nuevo, logró capturar en su interior a la esperanza, que nunca se perdió.

Cuesta creer que entre tanto mal hubiera algo positivo como la Esperanza. Además, habrá que entender el protagonismo de Prometeo para comprender el rol de Pandora en la mitología griega. Mejor salgo de este lugar, resulta escalofriante la clínica al recordar aquí mis dos meses de tratamiento, gritando por estar sano y poder recuperar la paz y el equilibrio.

Al salir, me encuentro con una mujer vestida de rojo, de ojos y cabellos del color del azabache, y piel cobriza. Siento miedo. Ella es la dueña de este momento, me conduce con mansedumbre, y con voz suave mientras sonríe con gran perversidad me dedica estas palabras:

- ¿Me buscabas?

Comentarios

Entradas populares