La caja de Pandora - parte 8

- ¿Dónde estoy? - pregunté a medida que tomaba conciencia-.
- Aquí. - respondió una voz que venía de ninguna parte-.
- ¿Cómo dices?
- Ahora.
- ¿Quién eres? ¿Con quién hablo? No puedo verte.
- Soy el Vacío vibrante, el silencio siendo Luz, la Nada y el Todo, soy lo Que Es, y Quien siempre Es, a pesar de ser nombrado con los Mil Atributos. Y también soy el Universo, y el Espacio, y tu Tiempo, y también soy la piedra, y el fuego primordial, y el agua de Vida, y la Vida misma... y también Soy Tú.
- ¿Qué ha pasado? Hace un momento estaba en una cámara secreta, escapando de Pandora con Marcos. - No entiendo nada, es todo muy surrealista.
- Sólo en la mente puede existir la ilusión del mundo que vives como real. La mente puede refractarse dando lugar a formas distorsionadas, lo que llamas surrealismo. Cuanto más te alejas de la Conciencia más subjetivo te vuelves en la experiencia de la vida, y aparecen el dolor y la enfermedad.
- Vaya, pareces un robot, tienes respuesta a todo, ¿no?
- Sólo si formulas las auténticas preguntas.
- Entonces, ¿qué me ocurrió? ¿He muerto?
- En cierto sentido, sí. En cierto sentido, no.
- Explícate.
- Te sentiste atraído a la cuestión esencial de la Vida materializado en forma de piedra. Como resultado te precipitaste hacia una muerte. Es el final de tu vida anterior, pero no has sido desposeído de tu cuerpo.
- La cuestión esencial... ¿cuál es?
- La cuestión esencial es la ausencia de cuestión. No di la vida para que fuera cuestionada sino para que fuera vivida. Está cargada de sentido en sí misma. La vida es inseparable de la transformación.
- ¿Qué transformación?
- La transformación denominada ausencia de origen.
- No entiendo.
- Todo está en el principio. El camino hacia el fin es un espejismo que indica el paradero del origen. Todo en movimiento, en constante cambio, y así permaneces en el punto de partida, inalterable.
- No entiendo.
- No necesitas comprender. Despréndete y sé conciencia pura.
- La Conciencia, la mencionaste antes. Le das importancia.
- Ninguna creación es en vano.
- Hablando de creación, ¿qué es Pandora?
- Un ser artificial. Carece de conciencia, a diferencia de los humanos. Las unidades Pandora fueron creadas para ser esclavas de los dioses.
- ¿Las unidades...? ¿Hay más como ella?
- Sí.
- ¿Y cuál es su función?
- Ser la Caja.
- ¿La caja de qué?
- La caja del destino. Los dioses arrogantes creen que pueden hacer escapar del ser humano las virtudes que una vez poseyeron ellos mismos. Al degradarse el ser humano, se degradan ellos también y por ello mismo no se dan cuenta de su error.
- ¿Qué dioses? ¿Quién creó a Pandora?
- Hefesto.
- ¿Eso no es mitología?
- Los mitos tienen su origen en arquetipos reales.
- Hefesto... según el mito, creó a Pandora por orden de Zeus. Por favor, explícame qué ocurrió exactamente.
- En el albor de los tiempos la Conciencia tomó distintas formas puras. Estas formas dio lugar más tarde a pequeñas distorsiones. Tales distorsiones se vistieron de arrogancia. Una de las formas puras fue mi herramienta para la creación del ser humano. Era Prometeo.
- Quien robó el fuego.
- El fuego no pertenece a nadie. Si le sometes, se vuelve contra ti. Sabiéndolo, Prometeo compartió y repartió el fuego. La arrogancia de los dioses vieron en ese acto la posibilidad de perder su estatus de ser superior, y le arrebató al ser humano su fuego.
- ¿Qué representa el fuego?
- El alma, la Conciencia, y la inteligencia.
- Entonces... esos dioses le robó al ser humano su capacidad para evolucionar.
- Exacto. Prometeo se enfrentó contra la arrogancia, primero desprendiéndose de la suya propia. Tras tal acto pudo profetizar y observó no muy lejos en el futuro el verdadero destino de los dioses y la humanidad, pudiendo influir en ello. Temiendo una trampa de los dioses, las virtudes que abandonaron a los dioses fueron conducidas a un ánfora para que allí estuvieran protegidas y así permanecieran en el corazón de todos los seres; y astuto como era, no las conservó todas allí: la Esperanza, se adueñó de ella y la escondió dentro del Fuego sagrado que previamente retomó del cautiverio de los dioses arrogantes. Cuando Prometeo devolvió el fuego al ser humano, el fuego (conciencia) se prendió en todas las almas, y con ello la Esperanza se multiplicó, habitando en todos los seres. Los dioses arrogantes, sin conocer ello, tomaron las virtudes del ánfora y las conformaron en una muñeca esclava, la primera unidad Pandora.
- Pandora fue llevada a Prometeo pero sabía de qué iba todo y la rechazó. Entonces la tomó Epimeteo y se casó con ella. Eso dice la mitología.
- Pandora, al no tener conciencia, no podía ser consciente de sí misma. Sin previo aviso fue activada a distancia, abriéndose, dejando escapar todas las virtudes que llevaba en su interior. Con ello se estableció que los dioses jamás serían ya virtuosos, pero ignoraron el ingenio de Prometeo. La esperanza no se había perdido porque existía en el Fuego sagrado, ahora en el interior de todos los seres. Y la esperanza es la única virtud capaz de volver a engendrar por sí misma todas las virtudes.
- Lo que significa... que con la evolución algún día el ser humano podría despertar todas las virtudes y eso incomodaría a los dioses.
- Ahora entiendes. Nuevas unidades Pandora fueron creadas para impedir ese logro.
- ¿Han tenido éxito?
- Tú podrías decir que sí puesto que observas una sociedad decadente. Desde el espacio omnisciente en que me hallo te afirmo que no. La evolución sigue su curso. En ocasiones algunos alcanzaron el estado de suprema virtuosidad, encontrándose conmigo. En otras circunstancias, yo me encargué de hacer llegar información para establecer caminos posibles. La piedra roja que encontraste es sólo un camino entre muchos.
- Si tú eres quien dices ser... todo esto estuvo planeado por ti, ¿no?
- Te doy la mano. Tú eliges qué harás cuando vuelvas.
- ¿Volver a dónde?
- De dónde nunca partiste. Portador, has sido bienvenido a éste mi Templo y te otorgo el regalo de quienes llegaron aquí con esfuerzo.
- ¿Soy merecedor de ello? Nunca he sido muy espiritual. No me he esforzado.
- Digamos que ésta será una excepción a la regla.
- Supongo que tú mandas...

Lentamente abro los párpados y veo un Marcos asustado sobre mí. Todo está en penumbra. Tardo unos instantes en situarme. Es el laboratorio de alquimia. Marcos me sacude ligeramente por los hombros.

- ¡ Antón ! Dígame algo... Por un momento pensé... Gracias a Dios que está usted vivo. - Tiene cara preocupada -.
- Marcos... ¿qué hace usted agitándome?
- Se desmayó. De repente se desplomó con ese tarro vacío en la mano.
- ¿Tarro vacío?

Nunca pareció haber habido ninguna piedra. El bote de cristal está limpio. No importa, porque ahora soy plenamente Consciencia y sé exactamente lo que tengo que hacer.

Comentarios

Entradas populares