Repaso de conciencia

En mi vida he hecho y dicho cosas de las cuales algunas lamento porque sé que causaron dolor. A pesar de eso, no me arrepiento, son decisiones que volvería a tomar de la misma manera con la conciencia clara y tranquila. Todas esas decisiones tienen un por qué, un motivo, que las justifica siempre aunque no sean entendidas. Quiero anunciar que pase lo que pase seré lo bastante fuerte para ser feliz, y Dios me dará la sabiduría para sobrellevar las cosas que vengan con dolor. La vida, tal vez, sea un camino de rosas, sabiendo que las rosas tienen espinas y pinchan. Se trata de comprender que no se puede uno abastecer sólo de lo imaginable, de lo querible, lo divertido y lo agradable, lo demás es también experiencia y sabiduría camufladas bajo ropa de pobre. El mundo no cambia, y aún así se puede estar pisando el techo y luego el suelo, porque lo importante es cambiar tú, cambiar uno mismo, y eso desafía a la gravedad y hace que de repente todo sea distinto. Hay todo un mundo ahí fuera, todo un mundo por descubrir, y sólo hemos andado el principio del camino, la primera baldosa amarilla. El sol blanco está detrás guiándonos en todo momento. Creo con firmeza que hay esa guía aunque no se pueda explicar, y tengo fe en la ciencia y que lo explicará todo algún día en el futuro, pero sé que hay algo más que, de vez en cuando, toca los corazones de las personas como si tuviera una varita mágica. Por lo tanto, estoy bien y tengo paz y serenidad. Me alegro de lo vivido, y me alegro de que me quede mucho aún por vivir. Deseo la felicidad a todos/as.

Un abrazo.

Ásthar-Xavier

Comentarios

Entradas populares