Diferencias entre mediumnizar, canalizar y vehicular

Hoy se me ha dado por hacer una nueva reflexión. Supongo que he despertado la necesidad de acuñar un nuevo término ("vehicular") para delimitar mejor mi área de trabajo.

El ser humano dispone de una capacidad para hacer de puente, para mediar entre diferentes planos de existencia. Esta condición es natural por el simple hecho de ser un ser vivo. Ahora bien, esta capacidad tendrá usos diferentes dependiendo de a qué le hacemos de puente, y he ahí el quid de la cuestión, puesto que unos usos son más beneficiosos que otros. Veamos primero en qué consiste cada cosa:
  • Mediumnizar. Es la capacidad básica, al natural, por lo que es un término muy genérico. Sin embargo, yo empleo esta palabra exclusivamente cuando se trabaja con difuntos. Hay dos formas de trabajar con difuntos, uno es a distancia, mandándoles luz para que puedan encontrar su camino, y otro es mediar para ellos, permitiendo que se expresen. La última parte no me gusta mucho, por lo que si en mi vida me encuentro con un desencarnado tiendo a limitarme a mandarle luz y llamar a sus guías para que no esté solo y se lo lleven al plano que toca. Ya hay médiums que se encargan de mediar, por lo que yo me dedico sólo al reiki y trabajar a distancia con ellos. Es mucho más "limpio" y nada peligroso.
  • Canalizar. Es un subproducto de la capacidad genérica de mediumnizar. Yo empleo este término exclusivamente para trabajar con Seres de Luz, y de entre ellos prefiero los ángeles.
  • Vehicular. Nuevo término, que se refiere a la capacidad para conectar con el Alma propia o el de otra persona, y dejar que fluya la información que hay ahí. Es muy útil y nada peligroso.
Canalizar y mediumnizar, ¿es peligroso? Depende. Para empezar, hay dos formas de usar la capacidad de mediar. Una es de manera telepática, por lo que la entidad se mantiene "afuera" y se comunica mentalmente con la persona "puente". Otra forma es permitiendo que la entidad entre en el campo áurico. Como podéis imaginar, si tengo que elegir, prefiero la primera opción, pues tampoco implica ningún peligro. 

Cuando se trata de canalizar, podemos pensar, al ser seres de luz, no entraña ningún riesgo que un ángel entre en el campo áurico. Bueno, si realmente es un ángel, no. El problema está en que no siempre podemos fiarnos de quién nos habla, a menos que los podamos ver con claridad. La clave siempre será el Amor, es lo que nos permite distinguir lo falso de lo verdadero. Yo ya no me fío de ningún mensaje que no sea de origen amoroso. Por suerte, a veces tengo la capacidad de verlos y oírlos a los ángeles, incluso de oler su fragancia de olor a flores. 

Y por supuesto, entre todas las opciones, prefiero el Vehicular.

Doy gracias a una gran amiga mía que me enseñó muchísimo sobre el Amor y sobre cómo el Amor es la criba perfecta para discernir lo real del engaño. Una gran amiga que ha entendido que una habilidad de nacimiento puede usarse con el corazón para ayudar a otras personas. Por eso me pareció necesario explicar las diferencias que hago entre términos, para que vea que me aferro a lo seguro y que me aferro a su consejo cariñoso.

Gracias.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares